Por Joe Bruno Ortiz

El dosañero nativo Cabildero, montado por Juan Carlos Díaz, no tuvo problemas para dominar la edición 81 del clásico Navidad, celebrado en la séptima carrera del miércoles en el hipódromo Camarero.

La prueba contó con la participación de ocho nativos juveniles en su primera experiencia sobre 1,700 metros y disputando la mejor parte del premio de $62,600. Cabildero fue considerado sólido favorito con gabela de uno por dos.

Al ordenarse la salida, Galopa Pito Galopa salió a buscar la delantera seguido por Presencial, Cabildero, Donqueo, Flor De Azúcar y el resto del grupo. Así se mantuvo la carrera hasta pasado el poste de los 600 metros finales.

En ese momento, Galopa Pito Galopa, que había pasado los primeros dos parciales en :25.96 y :50.38, despegaba casi tres cuerpos en la delantera mientras Díaz ya le hacía posición a Cabildero.

Ante ese comando Cabildero inició su avance pasando al segundo lugar y luego en los 550 metros desplazaba al puntero. Al mismo tiempo, Flor De Azúcar iniciaba su avance desde mitad de grupo colocandose segunda en los 450 metros finales.

Pero, al entrar a la recta final Cabildero desplegaba su velocidad y estámina desligándose sólidamente de sus rivales hasta cruzar la meta con ventaja de seis cuerpos y medio y tiempo de 1:48.67 para el recorrido.

Desde la segunda posición completaron el orden Flor De Azúcar, Presencial, Donqueo, Sr. Emmanuelli, Galopa Pito Galopa, Combatidor y Esplendoroso Uno.

Cabildero, un hijo de Sudden Thunder en Lemon Or Lime, criado por María M. Ubarri en Haras Santa Isabel, es propiedad del Sonata Stable y entrenado por Raymond Morales. Mantuvo su invicto en su sexta salida y de paso se convirtió en el tercer dosañero que domina las tres carreras importantes para su división.

Los anteriores fueron Lluvia De Nieve en 2012 y Perfección en 2016.

Con su triunfo en el clásico Navidad se consolida como el mejor de su división y confirmó ser acreedor del Premio Camarero como el dosañero nativo más destacado. Además, se convierte en posible nominado a Caballo De Año por su récord perfecto en la campaña que está próxima a concluir.

Su estilo de correr relajado desde cerca del paso en su primera experiencia sobre 1,700 metros lo lleva a ser fuerte aspirante a las carreras de Triple Corona para tresañeros el próximo año, si mantiene la condición física exhibida hasta el momento.

Por otro lado, los jinetes Juan Carlos Díaz y Angel Díaz continúan en la contienda por el liderato en la estadística. Al iniciar la jornada de este miércoles, Juan Carlos contaba con 239 victorias y Angel con 237.

Durante la referida tanda Juan Carlos ganó una carrera y Angel dos, por lo que iniciarán la cartelera de este viernes con diferencia de un triunfo a favor de Juan Carlos.

De otra parte, se dio a conocer el fallecimiento del licenciado Gilberto Mayo, quien fuera propietario del Little Stable, que se destacó principalmente en las décadas de 1980 y 1990 en la hípica local.

Mayo, fue abodado que litigó casos relacionados al deporte hípico. Le sobreviven su esposa e hijos, entre ellos el ex jinete y hoy día entrenador, Wendell Mayo.

 

El dosañero Cabildero, montado por Juan Carlos Díaz, copó los tres clásicos para los dosañeros nativos este año.

Al cierre de esta reseña, no se conocía detalles sobre las exequias fúnebres.

Ir a la barra de herramientas