Disfruta el verano en Camarero

Disfruta el verano en Camarero

En ocasiones es difícil encontrar actividades familiares en verano que no obliguen a incurrir en altos gastos, por eso, en el Hipódromo Camarero nos aseguramos de que durante el mes de julio nuestra familia hípica tenga a donde ir a divertirse.

Durante el mes de julio, el Hipódromo Camarero celebrará actividades todas las semanas. Nuestro mes de pura adrenalina comienza este próximo miércoles, 4 de julio con el Clásico 4 de Julio.  Continúa con el Clásico Luis Muñoz Rivera el domingo, 15 de julio, el Clásico Constitución el 22 de julio y cierra con el Clásico Barbosa Memorial el 29.

“Queremos invitar a todos  a que nos visiten durante el mes de julio, de jueves a domingo, para que disfruten en familia de las carreras en vivo en nuestras facilidades. Ofreceremos a nuestros invitados música, inflables para los niños y el mejor espectáculo hípico. No se lo pueden perder. ¡Trae a tus amigos y familiares a pasar una tarde única y distinta en el mejor ambiente!”, exhortó la vicepresidenta de Proyectos Especiales de Camarero, María Cristina Mari.  

Para más información sobre nuestras actividades, recuerde seguirnos en nuestras redes sociales.

 

Justiciero es el Caballo del Año

Justiciero es el Caballo del Año

El tresañero Justiciero fue galardonado la noche del sábado con el Premio Camarero al Caballo del Año en la presentación de los valores hípicos durante el año pasado en el hipismo puertorriqueño.

La actividad, presentada por Hipódromo Camarero y la Confederación Hípica de Puerto Rico, fue efectuada en el Salón Condado, del San Juan Marriott Hotel And Casino, en el Condado, San Juan y contó con una nutrida asistencia de invitados, entre ellos, miembros de las autoridades hípicas, empresa operadora del hipódromo, dueños de caballos, entrenadores y jinetes, entre otros.

Unas 28 categorías fueron premiadas, entre las que se destacó el premio al Caballo del Año, para la que fueron nominados Justiciero, Arquitecto y Esplendorosa por sus destacadas actuaciones durante el 2017.

Justiciero, el hijo del semental Coach Billy G. en La Policlínica, criado en Haras Norteña, pertenece al Sonata Stable y es entrenado por Raymond Morales. Conquistó la Triple Corona para nativos tresañeros y representó a Puerto Rico el 9 de diciembre en el Clásico Del Caribe finalizando en la quinta posición.

“Es un honor recibir este premio por un magnífico ejemplar que nos ha dado muchas satisfacciones a todos los relacionados con él”, manifestó Marc Tacher, propietario del Sonata Stable y que recibió además el premio al mejor tresañero nativo también por Justiciero.

Además, Tacher recibió el premio al establo del año, ya que su cuadra finalizó la campaña como líder entre propietarios con 72 victorias y el premio Camarero al ejemplar con más victorias por el importado They Don’t Like Me, que ganó ocho carreras en 11 salidas.

Otro propietario que recibió varios premios fue Waldemar Rodríguez, dueño del establo Cinco Hermanos, al que pertenecen los ejemplares El Salsero (dosañero nativo del año), Esplendorosa (tresañera nativa del año) y Garbosa (mejor nativa mayor del año).

Rodríguez también recibió el premio como Criador del Año y el presentado a la yegua Colonial PR, que fue galardonada como Yegua Madre del Año por tercer año consecutivo.

El Premio Camarero al deportista del año recayó por segundo año en el empresario Luis Morales, propietario del establo Villa Real, uno de los más destacados durante las pasadas décadas en la hípica local.

Otros ganadores en la velada fueron Mudkenheim (nativa dosañera), Handsome Franco (importado tresañero), Writer’s Almanac (importada dosañera), Remember Willy (importado tresañero), Too Much Tip (importada tresañera), Arquitecto (nativo mayor), Deland (importado mayor) y Pure Lemon (importada mayor).

En el caso de Arquitecto es la tercera ocasión en que es proclamado campeón en la división de los mayores. Anteriormente había sido ganador del premio en 2013 y 2016. además es el séptimo Premio Camarero que recibe ya que fue el tresañero del año en 2012, cuando obtuvo el galardón al Caballo Del Año, lo que repitió en 2013 y 2016.

También recibieron premios por estadísticas el Sonata Stable (establo del año), Juan Carlos Díaz (jinete del año), Juan J. Esquilín (aprendiz del año) y Edwin Díaz, Jr. (entrenador del año).

Otros premiados fueron el aprendiz Evin Román (Mención Honorífica), el jinete Israel O. Rodríguez (Premio Mateo Matos), el entrenador Daniel Encarnación (Premio Maestro López), Nite Princess (reclamo del año) y Juan Carlos Laboy (agente hípico del año).

En la crianza se destacaron Haras Norteña como Potrero del Año y Hockenheim como Semental más sobresaliente por segundo año consecutivo.

A continuación la lista completa de los ganadores de los Premios Camarero 2017: 

  1. Nativos dos años: El Salsero
  2. Nativas dos años: Mudkenheim
  3. Importados dos años: Handsome Franco
  4. Importadas dos años: Writer’s Almanac
  5. Nativos tres años: Justiciero
  6. Nativas tres años: Esplendorosa
  7. Importados tres años: Remember Willy
  8. Importadas tres años: Too Much Tip
  9. Nativos 4 años y mayores: Arquitecto
  10. Nativas 4 años y mayores: Garbosa
  11. Importados 4 años y mayores: Deland
  12. Importadas 4 años y mayores: Pure Lemon
  13. Reclamo del año: Nite Princess
  14. Ejemplar más ganador: They Don’t Like Me
  15. Caballo del año: Justiciero
  16. Semental del año: Hockenheim
  17. Yegua madre del año: Colonial PR
  18. Potrero del año: Haras Norteña
  19. Criador del año: Waldemar Rodríguez
  20. Establo del año: Sonata Stable
  21. Jinete del año: Juan Carlos Díaz
  22. Aprendiz del año: Juan J. Esquilín
  23. Premio Mateo Matos: Israel O. Rodríguez
  24. Entrenador del año: Edwin Díaz Jr.
  25. Premio Maestro López: Daniel Encarnación
  26. Mención Honorífica: Evin Román
  27. Agente hípico del año: Juan Carlos Laboy
  28. Deportista del año: Luis Morales

https://www.youtube.com/watch?v=RbVUZ09I-58

Segundo clásico para Mishegas

Segundo clásico para Mishegas

El importado de cinco años Mishegas, montado por segunda ocasión por Juan Carlos Díaz, se apuntó su segunda victoria importante en Puerto Rico, al dominar la séptima edición del clásico Bold Forbes este domingo.

La prueba contó con la participación de cinco importados mayores en distancia de 1,700 metros y disputando la mejor parte del premio de $40,100.
Discreet Angel asumió la delantera desde el principio seguido por la yegua Pure Lemon, mientras Mishegas corría colocado en la tercera posición y luego Eton Ridge con Little Paul completaban el grupo.

Cuando restaban 600 metros para el final, Díaz inició su movida con Mishegas que adelantó desde la tercera posición afuera de Discreet Angel y Pure Lemon y los desplazó del liderato en los primeros metros de la recta final manteniendo paso firme hasta cruzar la meta con dos cuerpos de ventaja.

Eton Ridge, avanzó en la recta de llegada para terminar segundo seguido por Pure Lemon, Discreet Angel y Little Paul. El tiempo final fue 1:46.37 para el recorrido luego de fraccionales de :26.28, :50.64, 1:14.46 y 1:39.67.

Esta victoria de Mishegas representa su tercera en Puerto Rico. Su primera se produjo el año pasado cuando debutó en el clásico José Celso Barbosa derrotando al campeón Deland.
Su segundo éxito aquí fue el 27 de mayo, cuando derrotó a dos de sus cuatro rivales del clásico Bold Forbes, en el que logró su segundo triunfo importante en el hipódromo Camarero.

Es propiedad del establo Oscar D. y entrenado por José Dan Vélez. Sus intereses esperan el ejemplar revalide con un triunfo en el Barbosa Memorial de este año y luego logre la clasificación para representar a Puerto Rico en la Copa Invitacional de Importados, que como parte de la Serie Hípica Del Caribe, se efectuará nuevamente en el hipódromo Gulfstream Park el 8 de diciembre.

Hipismo Puertorriqueño: Historia, calidad y entrega

Hipismo Puertorriqueño: Historia, calidad y entrega

Todo comenzó con la llegada de los primeros ejemplares traídos a Puerto Rico por los conquistadores españoles. Durante esa época colonial, en las calles adoquinadas del Viejo San Juan se llevaban a cabo carreras de caballos en celebración a los días de santos. Fue allí, donde nació el hipismo puertorriqueño que hoy día forma parte de nuestra cultura nacional.

A finales del siglo XIX, las carreras se comenzaron a celebrar de forma semi organizada en Ponce y San Germán; en esos dos pueblos se inauguraron los primeros hipódromos en la Isla. Luego, durante la primera década del siglo XX, se inauguró un hipódromo en Mayagüez. Años después, en las décadas de 1920, 1930, 1940 y 1950, los principales hipódromos en la Isla lo fueron Las Casas, Quintana y Las Monjas.

No fue hasta enero de 1957 que se inauguró el hipódromo El Comandante en Carolina. En ese momento se convirtió en el único en la Isla, ya que para esa fecha el antiguo hipódromo Parada 20 (de los primeros) había cerrado y posteriormente, en el 1956, le siguieron Las Casas, Quintana y Las Monjas.

Fue entonces que se construyó la nueva sede de El Comandante en Canóvanas, lo que hoy día es conocido como nuestro Hipódromo Camarero tras la venta de la instalación a Camarero Race Track Corp.

Camarero, poseedor de la marca mundial de 56 victorias consecutivas en la década de 1950

Pasión hípica

Este deporte es pura pasión para muchos en el mundo, pero especialmente en el Caribe. El hipismo puertorriqueño se destaca por su larga e interesante historia y por sentar pautas. Pautas como ser los precursores de la creación de la jugada del Pool, que fue adoptada por otros países y al presente es una de las principales apuestas en alrededor del planeta con pocas modificaciones al concepto original establecido en nuestra Isla.

Nos distingue además la pasión que tienen los aficionados por este deporte. A mediados del siglo XX el hipismo era una de las principales actividades deportivas en la Isla, recibía amplia cobertura en los periódicos locales, ayudando así a convertir tanto a ejemplares como a jinetes en ídolos.

Jinetes y ejemplares de primera

Ejemplo de ello son los ejemplares The Kid, primer caballo nativo en correr en Estados Unidos a finales de la década de 1950; Camarero, poseedor de la marca mundial de 56 victorias consecutivas en la década de 1950; Dawn Glory, corredor con éxito en pistas de Estados Unidos; Bold Forbes, ganador del Kentucky Derby y el Belmont Stakes en 1976; Mister Frisky, invicto en 16 salidas en el Kentucky Derby de 1990, entre otros.

También, cuando se habla de jinetes, Puerto Rico está entre los principales países generadores de estos ágiles deportistas. En la Isla se han desarrollado excelentes jinetes de calibre mundial como Angel “Junior” Cordero, John Velázquez, Eddie Belmonte, Miguel Angel Rivera Vargas, y los hermanos Irad y José Luis Ortiz, entre muchos otros que han probado la calidad de su monta ante los mejores en el deporte.

John Velázquez, jinete estrella destacado en el Kentucky Derby. Velázquez es egresado de la Escuela Vocacional Hípica AMR.

La cultura del deporte

El hipismo es una actividad que combina lo colorido con la velocidad, aspectos que de entrada captan la atención del espectador y lo enamoran a tal grado que se convierte en una relación para toda la vida. Esta actividad es financiada por las apuestas que ayudan a sostener la práctica que diariamente deleita a millones de fanáticos que con mucho detenimiento y análisis escogen quienes creen que serán los ganadores. El hipismo es una apuesta llena acción y emoción como ninguna otra.

Los hipódromos también son importantes patronos en sus países y comunidades. Solo en Puerto Rico, entre siete mil y ocho mil personas laboran a diario en Hipódromo Camarero para que los jinetes se beneficien de un buen entrenamiento, los ejemplares disfruten sus triunfos en salud y que tanto el caballo como el jinete cuenten con un equipo que vele por ellos y por su máximo desempeño. La facilidad también alberga la Escuela Vocacional Hípica Agustín Mercado Reverón donde se educan y entrenan nuestros futuros jinetes.

Por definición, cultura es un conjunto de tradiciones. El hipismo es un deporte de más de cien años de tradición en Puerto Rico y con el pasar del tiempo ha ganado arraigo en un amplio sector de nuestra sociedad. En esta Semana del Hipismo Puertorriqueño 2018 celebramos a todos los que hacen posible este deporte en nuestra Isla. ¡Qué viva el hipismo boricua!

¿Quieres saber más sobre la historia del hipismo puertorriqueño? Accede aquí: /nuestra-historia/

*Un agradecimiento especial a los historiadores hípicos Joe Bruno y Jorge Colón por la gran aportación que realizan por medio de su trabajo y por su amplia colaboración en esta historia.

 

Amigojulioforti se impone en la Copa Gobernador

Amigojulioforti se impone en la Copa Gobernador

El tresañero nativo Amigojulioforti, montado hábilmente por Juan Carlos Díaz, aceleró con potente avance en la recta final para dominar a El Salsero e imponerse en la edición 91 de la Copa Gobernador, durante la séptima carrera de este domingo en el hipódromo Camarero.

La prueba presentó cinco corredores sobre 1,800 metros optando por la mejor parte del premio de $74 mil. Entre ellos la potranca Regalada, que venía de ganar el Derby Puertorriqueño, defendía su invicto en su quinta salida al tiempo que buscaba colocarse a un triunfo para copar la Triple Corona.

En los primeros metros El Salsero, al centro, domina la carrera con Regalada adentro segunda y Amigojulioforti colocado tercero.

Al ordenarse la salida, El Salsero asumió el liderato seguido por Regalada, Amigojulioforti, Sacromonte y Mi Vaquita. La carrera continuó con ese escenario hasta que pasaron el poste de los 700 metros finales.

En ese momento Javier Santiago, jinete de Regalada, hizo su movida incrementando la presión contra El Salsero, que vio mermada la ventaja que mantuvo en la recta lejana y que fluctuaba entre cuerpo y medio a dos cuerpos.

Fue en los 500 metros finales cuando Regalada desplazó a El Salsero, mientras en ese momento Amigojulioforti adelantaba desde la tercera posición.

Pero, al entrar a la recta final El Salsero reaccionó a las exigencias de su jinete Edwin Castro y recuperó la delantera dejando atrás a Regalada, que desmejoraba en su ejecución cediendo el segundo puesto ante Amigojulioforti.

Éste continuó con fuerte paso para colocarse al frente en los últimos cien metros y cruzar la meta victorioso con ventaja de cuerpo y medio.

Desde la segunda posición completaron el orden El Salsero, Mi Vaquita, Sacromonte y Regalada. Ésta última finalizó a 12 cuerpos del ganador, que cronometró 1:59.73 para el recorrido luego de parciales de :25.03, :51.39, 1:17.23 y 1:44.98.

Amigojulioforti, un hijo del semental Voice Of Destiny en la yegua Estáis Encrespada, criado por Pedro Agustín, pertenece al establo Llavona Antonio, propiedad del empresario José Llavona, quien logra su primer triunfo en un evento clásico.

El entrenador Jason Lisboa abraza a uno de sus asistentes como muestra de su alegría tras la victoria de Amigojulioforti en la Copa Gobernador.

El tresañero es entrenado por Jason Lisboa, quien obtiene su segundo triunfo importante como preparador. Juan Carlos Díaz, por su parte, logró se colocó a diez victorias para llegar a las 200 en eventos de grado en Puerto Rico. De esta forma, Amigojulioforti logra su primer éxito en una prueba importante entre sus cinco triunfos alcanzados en nueve salidas oficiales. Se encamina ahora a su participación en la Copa San Juan y posteriormente en el clásico Antonio Mongil, Jr., primero de clasificación para el Clásico Internacional del Caribe.

El jinete Juan Carlos Díaz luce feliz tras su triunfo sobre Amigojulioforti.

Escuela Vocacional Hípica: de Puerto Rico para el mundo

Escuela Vocacional Hípica: de Puerto Rico para el mundo

Todos los días, los estudiantes de la escuela Vocacional Hípica Agustín Mercado Reverón dan lo mejor de sí en sus clases, con el fin de convertirse en exitosos profesionales de la industria hípica, como un sinnúmero de egresados de esta institución ubicada en los predios del Hipódromo Camarero en Canóvanas.

La escuela Vocacional Hípica prepara estudiantes para convertirse en jinetes, galopadores, mozos de cuadra, herreros y entrenadores, según Ana Delia Velázquez, directora de la institución.

Los estudiantes comienzan las clases de sus cursos a las 6:30 a.m. y culminan a la 1:30 p.m. de lunes a viernes. Los que no tienen cuarto año aprobado, requisito para poder aprobar finalmente todos los cursos, continúan estudios en la tarde (2:00 p.m. a 5:30 p.m.) junto a otros estudiantes de la comunidad. Esto como parte de una propuesta federal, avalada por el Departamento de Educación (DE), que tiene la Escuela hace unos 4 años para que los estudiantes terminen los grados de escuela superior.

“No te niego que es bien duro, porque algunos de ellos están desde las 6 de la mañana hasta las 5:30 de la tarde aquí con nosotros. Es bien fuerte, pero lo hacen. Cada grado ellos lo completan en 4 meses”, manifiesta Velázquez.

La Escuela Vocacional Hípica, creada bajo la Ley Hípica de 1960, está adscrita a la Administración de la Industria y el Deporte Hípico (AIDH). A pesar de que es gubernamental, no pertenece al DE. La misma ofrece todos sus cursos gratis para los estudiantes, que en su mayoría son de escasos recursos, y le ofrecen un estipendio mensual de $100 por asistencia, explica Velázquez.

Cuando los estudiantes llegan a la Escuela Vocacional se sienten como en casa. Y es que el equipo de trabajo de esta institución se convierte en familia para los jóvenes que llegan de diferentes municipios de la Isla y hasta de Estados Unidos con deseos de triunfar, representando un apoyo para ellos.

“Los motivamos para que terminen su cuarto año y terminen de estudiar. Representamos un apoyo para los estudiantes y muchas veces somos para ellos ese familiar que tanto necesitan. Venimos a ser esos segundos papás”, sostiene Joan Morales, trabajadora social de la Escuela.

“Somos como sus hijos. Me siento muy contento”, asegura Kidanny Colón, estudiante del curso de jinete.

Colón, de 16 años, desea convertirse en un destacado jinete y darse a conocer en Puerto Rico, ya que le apasionan los caballos y las carreras.

De la Escuela Vocacional Hípica han salido destacados jinetes como: John Velázquez, los hermanos José e Irad Ortiz, Edwin Román, Edwin Ocasio, Cristian Santiago, Manuel Franco y Juan Carlos Díaz.

Una de las instructoras de jinetes y galopadores de la Escuela Vocacional Hípica lo es la ex jockette, Emilia Salinas.  Graduada de esta misma escuela en el 1978, Salinas lleva 30 años enseñando en este lugar, luego de haberse retirado como jockette tras una caída donde se fracturó cuatro costillas.

Salinas expresa su orgullo por los logros obtenidos por los jinetes egresados de la institución, y recuerda anécdotas de éstos cuando eran estudiantes. Relata que, en una ocasión, Alexis Feliciano le preguntó por qué no se metía en un freezer para que lo esperara. “Eso lo hizo en son de cariño, de hijo, tal vez. Hasta el sol de hoy esa es una de las anécdotas más curiosas”, sonríe.

La instructora, quien fue la primera mujer en competir en un clásico en el 1978, asegura es igual de exigente en sus clases tanto con los hombres como con las mujeres, aunque reconoce que a muchos no le gusta que sea así.

“Yo soy bien exigente tanto con los nenes y con las nenas. Y eso es algo que a muchos no les gusta. Pero esto es un deporte de alto riesgo, donde tenemos que tener una disciplina tanto alimenticia como para trabajar. Yo, que conozco todos los pasos que hay que hacer, quiero que ellos sean mucho mejor de lo que fui yo, y muchos han logrado ser unas estrellas en los Estados Unidos, logrando ganar premios Eclipse. Cada triunfo es mío y cada derrota también”, manifiesta Salinas.

El curso de jinete, que tiene una duración de 2 años, busca formar profesionales que puedan montar, controlar y dirigir un ejemplar. Los requisitos son: ser mayor de 16 años, peso de 102 máximo, estatura 5´2 máxima, noveno grado aprobado y completar el cuarto año.

A diferencia de otras escuelas hípicas, este curso ofrece 18 carreras de práctica y tiene la ventaja de que la escuela está dentro de un hipódromo.

El curso de galopador, por otro lado, prepara al estudiante para montar, controlar y dirigir un ejemplar, enfatizando en el ejercicio al caballo y trabajos matinales. Los requisitos son: ser mayor de 17 años y noveno grado aprobado.

En el curso de mozo de cuadra capacitan a los estudiantes para ofrecer los cuidados generales al ejemplar, enfatizando en el mantenimiento del caballo, higiene, cepillado, alimentación, entre otras tareas. Los requisitos para este curso son: ser mayor de 18 años y noveno grado aprobado.

Para el curso de entrenador, que tiene una duración de año y medio, se requiere que el estudiante sea mayor de 18 años y que tenga cuarto año aprobado. En este curso, adiestran a los alumnos para que pueda crear programas de entrenamiento adecuados y los ejercicios apropiados para cada ejemplar.

En el curso de herrero, se requiere ser mayor de 18 años, tener noveno grado aprobado y completar posteriormente el cuarto año. El estudiante graduado de este curso puede formar herraduras y manejar todos los instrumentos concernientes. Además, puede examinar la condición del casco y administrar el tratamiento necesario.

 

Bella Group 728×90
Andrea Rodríguez y Evin Román: un amor hípico

Andrea Rodríguez y Evin Román: un amor hípico

“A mis seis años me mudé a Canóvanas con mis papás, y recuerdo que cuando pasábamos frente al letrero del Hipódromo Camarero, siempre les decía que algún día quería correr bien rápido en un caballo”.

Tal como si lo hubiese pronosticado, a Andrea Rodríguez se le hizo realidad su sueño cuando ingresó a la Escuela Vocacional Hípica, Agustín Mercado Reverón. Desde allí ha incursionado en la nueva aventura de convertirse en una de las pocas jockettes que representan a la mujer puertorriqueña en el mundo hípico.

RAÍCES HÍPICAS

La palabra hipismo llegó a la vida de Andrea a través de la cultura familiar tan relacionada a dicho deporte. Su bisabuelo, Justino Mano Santa Rodríguez fue un entrenador reconocido que le dejó el legado a su familia de un deporte que amar. Por ello, el hijo de Rodríguez, Carlos Manuel Rodríguez, abuelo de Andrea, también decidió darse su oportunidad de una carrera en el Hipódromo. Todo una historia familiar que no tiene ni principio, ni fin, pero que se complementa con la participación de la tía abuela, Aidé Rodríguez, la primera entrenadora mujer que vio Puerto Rico.

Andrea sabe que su familia paterna y su afinidad con el hipismo han tenido una gran influencia en su decisión de dedicarse al deporte como jockette. Sin embargo, es su propio carácter y su deseo de alcanzar sus sueños lo que la ha impulsado a tomar decisiones determinantes. Por ejemplo, luego de graduarse de cuarto año, entró a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, pero luego de los primeros semestres se dio cuenta que no era un bachillerato lo que quería lograr con su vida.

“Después me llamó la atención la pasión que siento por el hipismo, entonces decidí comenzar en la Escuela Vocacional, y definitivamente me encanta. Soy una persona bien amante a los caballos y esto me ha dado el espacio de cumplir mis sueños”, asegura Andrea.

Desde entonces, gracias a la valentía de su decisión, ha estado trabajando para graduarse y convertirse en jockette.

 

Addzone: Leaderboard: 728×90 pixels

 

ANDREA Y EVIN ROMÁN

El hipismo ha traído a la vida de Andrea una variedad de experiencias que la han convertido en una joven con visión de lo que quiere para su futuro. Lo que probablemente nunca imaginó es que también le conocería el amor.

Andrea y Evin Román se conocieron en el Hipódromo Camarero. Mientras él era estudiante de la Escuela Vocacional Hípica, Andrea ofrecía servicios comunitarios en la clínica veterinaria del Dr. García.

“Me pasaba yendo a las carreras y, así, la vida se encargó de presentarnos”, asegura la joven. Desde entonces, la estudiante ha contado con el apoyo incondicional de su novio.

“Evin me ha dado mucho apoyo desde el inicio, incluso desde cuándo simplemente nos estábamos conociendo…  Se mantiene muy al pendiente de mi progreso en la Escuela, cuando viene de visita a Puerto Rico va a verme en mis trabajos matinales para poder ayudarme a corregir mis errores en conjunto a los consejos de mis instructores, y siempre que necesito un consejo ahí está para darmelo”, manifiesta.

Actualmente, el jinete se encuentra trabajando en Santa Anita Park, California, donde se ha destacado como aprendiz, logrando  convertirse en ganador del premio Eclipse 2017. Andrea describe su desempeño como uno de excelencia, con buen ritmo, que lo puede llevar a convertirse en uno de los mejores jinetes de los Estados Unidos.

Independientemente sus progresos a la distancia, confiados en el trabajo de ambos, llevan una relación cargada de tradición y competencia, pues al final del día, la misma pista que los unió, los hace rivales.

“Hemos llevado esta relación de pareja y rivales de una manera muy bonita, y ambos estamos desesperados porque ya se nos dé la oportunidad de montar juntos en una carrera oficial”, concluye.

El hipismo puertorriqueño tiene nuevo espacio radial

El hipismo puertorriqueño tiene nuevo espacio radial

 

 

Hípico con más de 50 años como jugador de caballos se lleva el Poolpote

Hípico con más de 50 años como jugador de caballos se lleva el Poolpote

Un hípico con más de 50 años como jugador de caballos vio cumplir su sueño de atinar el Poolpote el pasado jueves, 13 de abril de 2018. 

 El veterano jugador, acompañado de su esposa con quien procreó varios hijos, recogió el monto del premio del Poolpote el viernes, 13 de abril de 2018, a eso de las 10:00 de la mañana, en las oficinas administrativas del Hipódromo Camarero.

Así  las cosas, el feliz ganador cargó con un premio de$385,207.31.

 El agraciado narró que siempre juega cuadros módicos de entre $3.30 y $6.30. De manera muy ocasional excede ese presupuesto.

“Siempre trato de asegurar la primera carrera del Pool de 6 y juego entre tres a cuatro caballos en la primera válida. No me gusta caerme abriendo el Pool de 6”, sostuvo.

Sobre los caballos ganadores de la quinta y sexta carrera, los que produjeron dividendos muy buenos y provocaron el gran dividendo del Poolpote, indicó: “en esas carreras jugué al jinete Esquilín, que ocasionalmente gana buenos “tajos” con sus montas, es un jinete confiable, además la yegua ganadora Damaris C, había ganado en enero y el jinete Luis Hiraldo, que ganó por descalificación la sexta carrera, siempre lo juego porque es un jinete muy enérgico en sus montas, es muy buen jinete y también gana buenos tajos”.

 El jovial hípico añadió: “yo siempre miro la combinación de jinetes y entrenadores, eso me da confianza. No utilizo la revista hípica porque me da por cambiar las jugadas y no me gusta hacer eso, lo que marco es lo que juego y juego lo que me gusta”.

 El vecino de Corozal, que juega en varias agencias hípicas de la zona, manifestó que ya anteriormente había acertado los seis ganadores del Pool de 6 y que, inclusive, en una ocasión ganó cerca de $10,000.00 tras jugar una papeleta automática, por lo que se considera muy afortunado en las jugadas de caballos.

Sus padres fueron hípicos por muchos años y le inculcaron la afición por las carreras de caballos.  Le encantan las jugadas de combinación y le gusta jugar las trifectas y superfectas, porque le dan muy buenos dividendos.Seguramente ahora le gusta el hipismo más que nunca.

 Con el premio del Poolpote pretende pagar sus deudas, y lo más importante, ayudar a todos sus hijos para que tengan una mejor calidad de vida.

 El veterano hípico confió que continuará con su método de análisis. “Hay que tener maña y ver los detalles que a otros se le escapan para acertar los caballos”, aseguró.

 En el Hipódromo Camarero nos sentimos muy alegres de que otro buen puertorriqueño haya cumplido el sueño de todo hípico apostador al resultar ganador del máximo premio que se reparte en nuestra hípica, el cual es un premio libre de impuestos y pagadero tan pronto se reclame el mismo. ¡Enhorabuena!

 Por: Alejandro Fuentes Fernández

Vicepresidente ejecutivo del Hipódromo Camarero

 

Foto: @manchegosports

Puerto Rico pierde a uno de sus grandes

Puerto Rico pierde a uno de sus grandes

Puerto Rico está de luto ante el fallecimiento de José “Fufi” Santori Coll. Santori murió el lunes 2 de abril, a sus 86 años, por complicaciones de salud.

Fufi, como cariñosamente le conocía todo el mundo, destacó en variadas facetas de la vida pública y deportiva del país como activista y analista político, filósofo, historiador, baloncelista y dirigente a nivel superior de este mismo deporte, profesor, comentarista deportivo, instructor de tennis, entre otros aspectos.

Santori también era amante del hipismo. Ese amor lo heredó de uno de sus tíos en la época de los antiguos hipódromos en el área de San Juan.

Sobre todas las cosas en las que despuntó, su legado mayor es haber sido un gran puertorriqueño, de esos que son tan necesarios en los tiempos convulsos en los que vivimos. La familia de Hipódromo Camarero se une a su familia y a todo Puerto Rico en la pena que nos embarga ante tan enorme pérdida.

El gobernador Ricardo Rosselló declaró un día de duelo por la muerte de Santori a observarse el martes cuando las banderas ondearán a media asta. Sus restos serán velados el martes en la Funeraria Buxeda de Hato Rey y el miércoles en la Casa Olímpica en el Viejo San Juan,l jueves serán trasladados al Recinto de Mayaguez de la Universidad de Puerto Rico para un homenaje y en la tarde serán enterrados en el Pepino Memorial Park de San Sebastián.

Descansa en paz Fufi. ¡¡Gracias por todas tus aportaciones y por el profundo amor hacia nuestra patria!!